Dunas de Corrubedo en Galicia 0

Jul23

Parque natural Dunas de Corrubedo en Galicia

El parque natural Dunas de Corrubedo y lagunas de Carregal y Vixán es un espacio natural que se encuentra en la parte occidental de la península de Barbanza, entre las rías de Muros y Noya y la de Arosa, en el municipio de Ribeira, en A Coruña, Galicia. Este parque es uno de los más visitados en todo el territorio de España y cubre una superficie de alrededor de 10.000 hectáreas.

En este parque existe una amplia red de caminos y de puentes que sirven para evitar que los visitantes invadas el área de las dunas, así como para mostrar a los que van allí que es posible ver todo al tiempo que se respeta la forma natural como está el lugar. El punto en el que se inician los recorridos es el Centro de Visitantes de O Vilar, también conocido como la Casa da Costa, en donde también hay un museo en donde se puede aprender sobre la historia, la naturaleza y la geología del lugar.

Los recorridos por el Parque de las Dunas de Corrubedo y las lagunas de Carregal y Vixán se puede hacer por varias rutas que son la del mar, la del agua y la del viento; cada una que lleva a ver las partes más importantes de toda la extensión. A los amantes de los animales y de la observación de aves se les recomienda llevar sus binoculares, porque allí viven más de 35 especies de estos animales entre los que se destacan las garzas, las cercetas y los alcatraces, entre muchos otros.

Entre el patrimonio arquitectónico que los visitantes pueden ver allí se destaca el dolmen megalítico de Axeitos, que está cerca a la costa, así como el fuerte de Baroña que está sobre una colina y que tiene características gallego-romanas. Y claro que se recomienda ver los varios ecosistemas naturales, que tienen diferentes tipos de flora y fauna que pertenecen tanto a aguas dulces como saladas.

La vida a merced de la arena, el agua y el viento

La continua exposición a la variable meteorología del litoral gallego determina la vida en este parque natural. El elemento que más destaca en su paisaje es la gran duna móvil, fruto precisamente de la acción combinada del mar y del viento. Al no estar vegetada, los vientos del sudoeste predominantes en el invierno hacen que se mueva unos pocos centímetros todos los años hacia el interior.
El parque cuenta con una laguna dulce y otra salada. La dulce, la laguna de Vixán, nació al cerrarse una flecha arenosa que la separó del mar, limitando así los aportes de agua a varios arroyos. La laguna de Carregal, de agua salada, mantiene la comunicación con el mar, y por eso sus aguas tienen mayor salinidad. Ambas forman hábitats tan singulares que la flora y la fauna presentes tienen características muy especiales. Por eso se considera Zona de Especial Protección de los Valores Naturales.
El paisaje se completa con una larga cadena de dunas, marismas, extensas llanuras, pinares y tierras de labor.
Se encuentran también numerosas huellas de los primeros asentamientos humanos en esta zona de Galicia, tanto en el interior del parque (Castro de Porto de Baixo) como en sus alrededores. Representan un valor añadido a su importancia patrimonial. El dólmen de Axeitos, o los petroglifos de la Pedra das Cabras, y restos de la cultura castreña, como el Facho o Tahume se suman a los restos de los “fornos de tella” en Cortiza y Canosa y a los numerosos molinos de la zona.

Seguros Viajes
Seguros Vida
Seguros

Escribe tu comentario

* campos obligatorios

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies Mas informacion Aceptar