Coloso de Rodas 0

Jul18

El Coloso de Rodas en Grecia

El Coloso de Rodas se ha movido a lo largo de los siglos entre la Realidad y la Leyenda. Construido según los textos de Estrabón y Plinio a la entrada del puerto de la isla de Rodas, el Coloso, con sus 32 metros de altura y sus 70 toneladas de peso ha sido considerada durante siglos como una de las Siete Maravillas de la Antiguedad.

Erigida en conmemoración al dios Helios, cuenta la Historia que Demetrio Poliorcetes, uno de los sucesores de Alejandro Magno y rey de Macedonia, se enfrentó a Ptolomeo, rey de Egipto, para lo que solicitó la ayuda de los habitantes de Rodas. Cuando éstos le denegaron el auxilio, Demetrio decidió sitiar la isla. Corría el año 305 a.C.

Tras varios intentos con torres de asaltos para forzar las murallas de la ciudad, Demetrio fue derrotado y expulsado por la flota de Ptolomeo que acudió en auxilio de los rodios. La huida hubo de ser precipitada y por ello tuvo que abandonar sus armas en la isla. Con ellas, Rodas obtuvo el dinero necesario para construir el gigante de hierro para celebrar la victoria.

Dicen que el Coloso fue construido a la misma entrada del puerto con una pierna a cada lado del muelle, de modo que los barcos que llegaban a la isla habían de pasar bajo la estatua. Desgraciadamente, un terremoto derribó, sólo 56 años después, tan tremendo Coloso.

De sus restos circularon varias historias. Que si permanece bajo las aguas del mar. Que si en el año 653 d.C. el califa árabe Moabiah los recuperó para vender los trozos en Siria… e incluso, el paso de los siglos ha hecho que incluso se haya llegado a dudar de su existencia real… hasta ahora.

La estatua, desde el momento de su finalización en el año 282 a.C., se conoció como el Coloso de Rodas. Pese a que la mayoría de las ilustraciones conocidas, así como varios poemas de siglos posteriores representan al Coloso de Rodas como una estatua a la entrada del puerto con cada pierna sobre sendos pedestales a ambos lados de la entrada del puerto, varios estudios estructurales demuestran que dados los materiales de construcción no era viable, ya que la estatua se habría colapsado por su propio peso durante la construcción.

En el año 226 a.C. un terremoto en Rodas generó grandes daños estructurales en toda la ciudad, quebrando la estatua de Helios a la altura de las rodillas, provocando el derrumbe de la misma. Ptolomeo III propuso la reconstrucción de la misma, pero el oráculo de Delphi sugirió que esto no se hiciera, ya que hizo creer a los habitantes de Rodas que el terremoto era la muestra de Helios de que el Coloso de Rodas había sido una gran ofensa a su deidad.

La ruinas del coloso se mantuvieron esparcidas por en el mismo lugar de la destrucción de la estatua durante varios años, tal y como relatan escritos de Estrabón y Plinio el Viejo, hasta la llegada en el año 654 d.C. de las fuerzas árabes, con Muawiya ibn Abi Sufyan al frente, que capturó la ciudad de Rodas, siendo las ruinas del Coloso de Rodas transportadas a Edesa mediante 900 camellos para ser vendidas a un comerciante judío.

 

Moda Complementos
Moda Femenina

Escribe tu comentario

* campos obligatorios

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies Mas informacion Aceptar