Mausoleo de Halicarnaso 0

Jul16

El mausoleo de Halicarnaso era una tumba monumental de mármol blanco, considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Fue construida en honor a Mausolo, rey de Caria.

Mausolo era hijo de Hecatomno, aristócrata que había obtenido en 392 adC la satrapía de Caria (actual suroeste de Turquía) de manos de Artajerjes II. Se conoce muy poco de la juventud de Mausolo, aunque es bastante seguro que conoció al rey de Esparta Agesilao II.

En Bodrum, región de Turquía, se encontraba la famosa tumba del rey Maussollos de Halicarnassus, conocido como el Mausoleo de Maussollo, que sirvió como tumba del rey y su esposa.

Poco después del 360 adC se restableció el orden, y cuando Artajerjes III sucedió a su padre en la primavera del 358 adC, nada tenía que temer ya de los sátrapas. Escogió ignorar el comportamiento de Mausolo, que había pasado inteligentemente de ser de los últimos a unirse a la rebelión (conquistando parte de Lidia, Jonia e islas vecinas) a los primeros en cambiar de nuevo de bando traicionando a sus aliados (por lo cual fue recompensado con la anexión de parte de Licia). Y a pesar de que Mausolo tuvo que aceptar la presencia de una guarnición persa en Halicarnaso, actuó más o menos como gobernador independiente, razón por la cual se le llama rey en algunas fuentes.

Mausolo fue pues el gobernante más destacado de la satrapía de Caria, y en aquella época era habitual que el fundador de una ciudad recibiera los máximos honores y una tumba en su plaza central. Después de la muerte de Mausolo, en el 353 AC, su esposa Artemisia le sucedió en el gobierno e invitó a los mejores artistas grietos para que construyeran la tumba de su difunto esposo.

El resultado fue nada menos que una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo, según las catalogó Antípatro de Sidón. El edificio fue diseñado por los famosos arquitectos Satiro y Piteo, inspirados por la arquitectura tradicional anatolia y griega. Aunque el mausoleo fue construído con ladrillos, éstos fueron recubiertos con mármol blanco de las islas de Proconesia (Mar de Mármara), con unos acabados espléndidos. El impresionante monumento póstumo se hizo famoso en su época y fue copiado en muchas ocasiones. Es muy probable que la arquitectura de la tumba de Alejandro Magno en Alejandría fuera inspirada por el edificio de Halicarnassos, que pasó a ser conocido como “el mausoleo”.

Desde la base hasta el techo, había una gran estructura (32×26 metros), una plataforma rodeada de 36 columnas (el Pteron) y, en la siguiente plataforma, una pirámide igual en altura al edificio que la sustentaba, de 24 escalones, que se iban estrechando a medida que la pirámide ascendía. Finalmente, la pirámide estaba rematada por una escultura a escala natural de una cuadriga de caballos, alguno de los cuales todavía se conserva hoy en día. El Mausoleo hacía un total de 50 metros de altura.

Hoy, los restos de este antaño grandioso monumento ofrecen una triste estampa. El sitio sufrió ya en la Antigüedad, pero en la Edad Media todavía impresionaba. En 1522, los Caballeros de Rodas lo destruyeron hasta la última piedra y emplearon muchos de sus restos en la construcción del castillo de Bodrum.

Los arquitectos escribieron un libro sobre el monumento que habían creado. Este libro fue conocido en tiempos de Roma por autores como Plinio el Viejo, que ofrece en sus crónicas una breve descripción de su contenido. Plinio dice que cuatro famosos escultores participaron en la construcción del Mausoleo de Halicarnassos: Scopas, Briaxis, Tomoteo y Leocares, que fueron responsables de la decoración en el este, norte, sur y oeste, respectivamente. Esculpieron brillantes relieves de amazonomaquia (temática de amazonas), como una famosa batalla entre soldados griegos y amazonas.

Antes de que su tarea fuera completada“, dice Plinio, “la reina Artemisia murió. Los cuatro escultores no abandonaron su trabajo, sin embargo, hasta que no lo finalizaron, considerando que la obra era tanto un memorial de la pareja gobernante de Halicarnaso como de su propia pericia escultórica. Y hasta ahora, está por decidir cuál de las dos representaciones es más poderosa“.

Muy poca gente ha recibido un monumento funerario tan impresionante. El autor griego Lucio así lo apreciaba, y en sus Diálogos de los Muertos hizo hablar al Sátrapa Cario así:

En Halicarnassos reposa sobre mis restos un enorme monumento como nadie más ha conocido, adornado en la mejor manera con estatuas de caballos y hombres, todo cubierto de mármol de la mejor calidad“.

 
Calefacción
Carpinteros
Cerrajeros
Climatización

Escribe tu comentario

* campos obligatorios

Nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies Mas informacion Aceptar